Uno es esclavo de aquello que le ha vencido

Como ya todos sabemos los estudios científicos respecto a todo tipo de adicciones son reales y en colaboran en la mejor calidad de vida de la gente.

Gracias a Dios que pueden estudiarse científica cómo psicológicamente y así lograr entender muchos de sus trastornos, secuelas, de sus razones y sus posibles soluciones que suelen ser controladas pero no logra libertarlos de raíz y ese es nuestro tema hoy.

Lo que el hombre no puede hacer, el Dios de la Biblia si puede hacerlo y a Él es a quien nos referimos cuando hablamos de la libertad espiritual.

Aunque mucha gente no comprenda algunas cosas, nosotros, los creyentes, no somos grandes expertos ni las sabemos a todas pero tenemos nuestro manual de instrucciones que nos enseña lo que no sabemos y es la Santa Biblia.

Dice en 2 Pedro 2:19 “Les prometen libertad, mientras que ellos mismos son esclavos de la *corrupción, pues uno es esclavo de aquello que le ha vencido”

*Corrupción: depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar. Corrupción es romper cosas no materiales. En este caso sería la salud, la relación con quienes le aman, la libertad en la vida, la dignidad entre otras cosas.

Ya sabemos que las adicciones sea cual sea, en lo espiritual es una esclavitud, cadenas que no se ven pero que están, ningún psicólogo, ningún centro de adiciones por mas extraordinario que sea, puede erradicar de manera total y definitiva como solo Cristo puede hacerlo. Es de gran apoyo para estas personas y logran ayudarles en el diario vivir pero solo Dios logra hacerlo definitivo.

Dicen que las adicciones no se curan pero si se controlan, lo que decimos nosotros los que hemos sido libres que cuando el Señor nos dice que por medio de la verdad de Jesucristo hemos sido llamados a libertad y cuando se habla de libertad en la Biblia, es una libertad absoluta, completa y para siempre.

En Galatas 5:1 “Cristo nos ha liberado para que disfrutemos de libertad. Manteneos, pues, firmes y no permitáis que os conviertan de nuevo en esclavos”.

Usted puede dudar de nuestra palabra pero crea con su vida lo que dice la Biblia, que jamás le fallará, por esto le dejo cada versículo de lo que está escrito, para que avale nuestras palabras.

En Juan 8:36 “Así que si el hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres”.

Sabemos que mucha gente no tiene esperanzas, principalmente el familiar de la persona adicta que es quien peor transita con esta carga. Pero hay una esperanza en Dios. Como ya dije en otro escrito, uno por familia que le crea a Dios por un milagro cambia la historia. Para esto hay que pagar un precio, hay que buscar de El, hay que acercarse a una iglesia Cristiana para que le ayuden a empezar esta peregrinación en busca de la solución que tanto anhela.

Dios no falla, Jesús murió también por el adicto. Es una atadura en lo espiritual de la que solo Dios puede hacernos libres. No hay cadena que El no pueda romper. Dice su palabra en Jeremías 32:27 “Yo soy el Señor , Dios de toda la humanidad. ¿Hay algo imposible para mi?

No importa cuál sea la adiccion ni cuánto tiempo lleva usted o su familiar en ella. Dios puede hacerlo libre.

Le dejaré por último otro versículo que dice la Biblia: “Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la Gloria de Dios?

Ya tiene las herramientas y promesas en sus manos, ahora lo demás depende de usted. Si es la persona adicta quien lee o es el familiar, no es causalidad que usted este aqui y es hora de ponerse en marcha. Dejar de sufrir y empezar a buscar en el lugar correcto la verdad de Cristo.

Esto parece muy simple pero no lo es, pero tampoco es imposible, ya no más excusas, ni más razonamientos, ya que está guerra no se ve con ojos naturales.

Séquese las lagrimas, no hay tiempo de echar culpas, ni de discusiones, es tiempo de pelear por recuperar lo que le pertenece, la salud y su ser querido.

“Por tanto, sométanse a Dios. Resistan, pues al diablo y huirá de ustedes”. Santiago 4:7

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen!

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.