Tome la mejor venganza.

¿Se habrá dado cuenta que una de las tumbas sería la suya verdad?… El sentimiento de rabia, de ira, de odio tienen un poder de manipulación sobre nosotros de manera extraordinaria.

No hace mucho tiempo me dijeron “quien te enoja, te domina” y si, así es… Cuántas cosas hicimos, hacemos y vamos a hacer por el “odiado”, para pagarle con su misma moneda o para que vea lo que se siente… sin darnos cuenta, que esa persona tiene un poder sobre nosotros que ni ellos, ni nosotros sabemos.

Antes de que usted empiece a pensar o ejecutar su acto de venganza, tendría que hacer algo, que en esos momentos, es casi imposible de hacer, que es pensar. Reflexione ahora que si está leyendo esto, es porque tal vez estamos a tiempo aun. -Si tal persona no le hubiese hecho tal cosa, usted no estaría haciendo tal otra.- Sé que es difícil porque se daña mucho pero no es imposible. Esto se trata de pensar, de razonar y no darle al otro el control absoluto de mis pensamientos y mucho menos de mis actos. Donde las consecuencias a pagar serán solo suyas.

Dice la Biblia: A mi me corresponde tomar venganza; ¡en su momento caerán, y les daré su merecido! Ya se acerca el día de su aflicción; ¡pronto viene lo que les tengo preparado! Deuteronomio 32:35

Hay muchos versículos que hablan de que la venganza es del Señor. Creo que con este es suficiente. ¿Que mejor promesa? Dios todo lo ve, Dios es un Dios justo. Aunque usted crea que no, aunque crea que se olvidó de usted, le puedo asegurar que no. El secreto está en acercarse a Él, para aprender a esperar, a descansar, lo demás es “estrategia, sabiduría” porque la promesa ya está hecha.

Hay una llave secreta y es el perdón, no confunda perdón con reconciliación, porque el perdón es soltar, es ser libre de quien le daño. Solo con Dios lograra perdonar, solo/a no podrá, nunca nadie pudo. Esto se trata de sanar, de dejar todo en las manos del experto, que ve más allá que nosotros, Él sabe más que usted y que yo. Y solo así, usted no tendrá que cavar dos tumbas.

Cuanta gente arruina su vida por hacer algo que no debió haber hecho, no digo con esto que usted no tenga razón, al contrario, estoy casi segura que si la tiene. Pero yo sí sé que quien tiene una gran raíz de amargura en su corazón, que quien carga en su alma con una gran herida, está muerto en vida.

Tiene que ser consciente que hacer algo, por más mínima que sea, a causa de su “victimario”, está entregando el poder por completo para que esta persona condicione y contarle su vida. ¿Hasta cuando?

Una persona llena de sed de venganza está condenada a la muerte (me refiero muerte espiritual, muerte del alma y porque no la física), hasta que usted no decida perdonar no será libre y yo doy Fe de ello. Tomará decisiones que jamás hubiera tomado en otra circunstancia. Ya no sería usted, sino el esclavo. Y usted nació para que conozca la verdad, y que la verdad lo haga libre.

Por amor a usted mismo y a quienes le aman. Tome la mejor venganza. Decida PERDONAR.

Ser Mejor.

La Biblia nuestro manual de instrucciones, medicina preventiva para nuestra vida.

Dios le bendiga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.