SIN SALUD Y SIN VIDA. (Lea la reflexión completa)

En más de una oportunidad he escuchado a personas decir “A mi Dios no me da nada, si yo no trabajo, no como” entre otros comentarios similares. Y me trae a recuerdo hace algunos años atrás cuando yo también pensaba exactamente igual, y es por esto que puedo “comprender” hoy en dia ese razonamiento y es por eso también, que quiero hacer una reflexión al respecto. En ese entonces, nadie me dio este punto de vista, y tampoco sé, si me lo hubieran dicho, si lo hubiese comprendido como debería por mi ignorancia sobre este tema pero de todos modos mi anhelo es compartirlo con vosotros por si puede servirle a alguien. No pretendo cambiar la forma de pensar de nadie, solo dar mi opinión desde otra perspectiva sobre lo referido en la imagen.

Todo marcha normal, la rutina diaria normal, todo es habitual… hasta que llega un día, sin nosotros saberlo, es diferente… Ese es hoy, donde nos confirman sobre esa enfermedad que sospechábamos y que requerirá, después del shock de la noticia, un cambio estructural de la rutina, porque si no hago “tal” cosa, corro riesgo de empeorar… Es en ese momento donde nos damos cuenta que acabamos de perder eso que jamás le habíamos dado la importancia que realmente merecía, la salud. Y para poder seguir teniendo una buena calidad de vida estamos obligados a cumplir una serie de requisitos sin olvidarnos las tareas diarias de siempre, limpiar la casa, llevar los niños al cole, hacer la comida, trabajar, pagar cuentas, etc etc alguien lo tiene que seguir haciendo. Peor aún es cuando ya no solo es una enfermedad, donde aún nos da esperanzas de poder hacer algo, sino nuestra partida o la de un ser querido, por un accidente de coche, por un paro cardíaco, yo que se… por el motivo repentino que usted se imagine. Es en ese momento donde solo por segundos se paraliza el tiempo para quien recibe la noticia, y es ahí donde todo, literalmente, se termina para quien le llegó la hora.

Somos independientes, autosuficientes y hasta casi poderosos cuando todo marcha normal, cuando todos estamos sanos y cuando estamos todos los integrantes de la familia completa. No necesitamos de nadie porque todo marcha bien, tenemos aire para respirar (que vaya uno a saber quien nos los dio), un plato de comida cada dia (por mi), un techo donde vivir (por mi), un trabajo donde tenemos la tranquilidad de que cada principios de mes, tenemos nuestro salario en el banco (por mi). ¿Pero cuando viene la interrupción inesperada? ¿Quien fue que logró de manera repentina interrumpir una rutina normal si todo es por mi? -A las respuestas se las dejo para que se las responda usted mismo, solo tiene que pensar quién está detrás de toda comodidad (rutina normal) y luego quién está detrás de toda interrupción.

Crea en Dios o no, alguien tiene el control de todo lo que usted no puede controlar. Mientras tanto, le dejo lo que dice en la Biblia en 1 Samuel 2:6 “El Señor quita la vida y la da (…)” y en Éxodo 23:25 “(…) Yo apartaré de ustedes toda enfermedad.” 

Empiece a pensar que nadie está exento de cualquier interrupción, que nadie conoce los planes de Dios a futuro, sean de su agrado o no. Empiece a pensar que si todo marcha normal, es que aun tiene la posibilidad de disfrutar y distribuir su tiempo como mejor le parezca. Empiece a valorar lo que hoy no se le da valor, como lo es la salud y la vida, que sin una, podemos vivir aunque limitados pero sin la otra, es cuando todo se acaba.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

 

Soy Monika, mi Instagram personal Aqui:

 

 

Mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí.

Como he hablado justamente en el escrito anterior, Cuando lo malo, en realidad no era tan malo, sobre un tema donde la gran mayoría de las personas tenemos conceptos erróneos respecto a ello, y vamos a insistir para lograr revertirlo. Lo malo, no era tan malo, como no toda victoria es digna, y si muchas derrotas traen consigo dignidad.

Que nosotros llamemos derrotas a los “no” de Dios en la vida, es solo una mala perspectiva. Cuando anhelamos algo, cuando luchamos por algo y al final no lo conseguimos o si lo teníamos lo perdemos, no quiere decir que en realidad sea una derrota, no tiene porque serlo, ya que los NO también son respuesta. Algunos ejemplos mas comunes es como algunas -mujeres pelean entre ellas para tener a un hombre que le da lo mismo estar con o sin ellas, que no sabe lo quiere y ellas insisten años y años cuando lo mas sabio era darse por vencidas en esa inútil competición, cuando las personas que se meten en política y no tienen los valores firmes, vocación de servicio para que cuando tengan un poco de poder no se corrompen, cuando una persona tiene un buen nombre, reconocida y respetada, gana en algún deporte haciendo trampas dejando su honor, esfuerzo y reputación por el suelo, cuando los padres separados se matan en juicios por quitarse los bienes materiales el uno contra el otro en una guerra que parece no tener fin y se olvidaron que estaban siendo el ejemplo a seguir de niños y por años estos dos adultos, solo mostraron la peor versión de cada uno-.

Díganse a si mismos, ¿De que vale ganar así? ¿Cuanto durara esa victoria? ¿Para que le sirvió ganar si el precio a pagar era su honor, su credibilidad y peor aun, cuando eran los hijos?

Aunque hay una esperanza en Cristo para quienes reconocen su error, se arrepienten y deciden cambiar y empezar de nuevo. En la biblia en Daniel 4.36 dice: “(…) mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, (…) y fui restituido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida.“El galardón es grande para quienes reconocen que no sirve de nada “ganar” cuando lo que estamos haciendo es perder lo que sin valor económico se consigue durante años.

El Señor también dice en Su palabra: “muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad.” Tito 2.7 -no esta diciendo en esto si muéstrate y en esto otro no, dice en TODO, sin importar el resultado, dando igual si ganamos o perdemos, dijo -muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad- Lo repito para que no haya dudas. La dignidad, la verdad y lo justo debe estar por encima de todo resultado “exitoso” de la vida.

Nadie decente honra a los indignos, a los corruptos, a los desleales, una persona que no cuida de su propia dignidad, no es capaz de cuidar nada. Esto habla mas de ella que todo buen discurso de horas.

En Proverbios 5:3-4 “Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos“. La “mujer extraña”, en este caso, es la victoria deshonesta, mal ganada, las que no sirven para nada y que su fin es amargo.

Mas vale una derrota digna que una amarga victoria.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram