SER LIBRE DE LAS DEUDAS.

Existen deudas buenas, deudas malas y deudas letales.

La diferencia entre ellas son la libertad que le quitan a usted tras haberla contraído.

Las deudas buenas son las que su finalidad es de inversión (después de haber estudiado en negocio con sus pro y sus contra) uno no puedo atarse a una deuda de manera emocional o porque alguien le dijo que haga tal negocio y ya está. Todo necesita de un estudio, tiene que saber que hay un abanico de posibilidades de éxito pero más aún de posibilidades de “fracaso”, haciéndose responsable de cualquiera de ellas y mas aun si no salieron las cosas como esperaba, usted tendrá para responder seriamente y así no caer en una ansiedad o depresión por no haber pensado correctamente todas las posibilidades y se le haga imposible de pagar, donde perdió su dinero y la paz. Dice la Biblia en Lucas 14:18 “Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla?” Siempre es un riesgo para el que lo intenta pero con la madurez y responsabilidades se enfrenta de la mejor manera posible para salir a flote sin carga emocional, saldrá deudas y podrá volver a empezar.

Luego están las “malas” yo les llamaría las poco coherentes. Como por ejemplo pagar vacaciones, comprar el último smartphone, el último modelo de automóvil etc etc  cuando si los desea pero no son necesarios.

Estos son gustos, caprichos que todos los que trabajamos nos los merecemos claro esta pero ¿A qué precio? Al de esclavizarnos con más trabajo para mantener esos caprichos, habiendo tenido la posibilidad de juntar todo el año y pagar su viaje de contado, comprar en efectivo el teléfono móvil que esté a su alcance con las funciones acordes al uso que usted le da, conservar su auto si este funciona correctamente mientras junta para pagar la diferencia con el nuevo que tanto anhela. Etc etc y le pese a quien le pese muchas cosas que se hacen es solo para aparentar. El problema es cuando uno trabaja para mantener sus caprichos y no para progresar.

Y las muy malas que yo las llamaría, las carceleras. Esas son una bola de nieve donde la falta de educación financiera, pasando por encima las dos anteriores mencionadas, lo mantienen hundido en la escasez eterna. Sé que muchas veces es difícil, por ejemplo,  poder ir al supermercado y comprar en efectivo pero más difícil aún es pagar su compra con tarjeta de crédito. Es preferible, que por un tiempo, alimentarse de lo básico hasta volver a salir a flote, ¡Porque esa será su lucha, salir a flote y no cavar cada vez más su propia tumba financiera!, donde no solo se entierra usted, sino a sus hijos, privándole de cosas por no tener un control de sus ingresos.

Todos hemos pasado tiempos donde solo tenemos pan duro en nuestra casa y no nos hemos muerto. En la gran mayoría de los países del mundo usted puede sembrar una planta de tomates, criar pollos, como también barrer la acera de su vecino por unas monedas, cortar el césped etc algo siempre se puede hacer, siempre.

No vivimos en el desierto donde no crece ninguna semilla, donde los animales se mueren de sed, tenemos agua y tierra fértil y mientras donde vivamos tengamos estos recursos naturales que son un regalo del cielo, pasar hambre es una elección.

Nos han mal acostumbrados a esperar que nos den, que el Gobierno de turno me dé mi paga y lo peor aún, que sin ningún esfuerzo y ese es el objetivo ahora de los gobiernos populistas latinos, empobrecer a la gente mentalmente ya que económicamente ya lo han logrado.

Mientras usted tenga vida y salud cumple con lo requisitos suficientes para que Dios le ponga el alimento en su mesa, Él le ha dado una tierra para ser cultivada y saque provecho de ella, Él ya cumplió con su parte, ahora le toca usted cumplir la suya, lleve el alimento a su hogar como nos enseña la Biblia: “te ganarás el pan con el sudor de tu frente” Génesis 3:19

También dice la este versículo extraordinario: “Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor”. Romanos 13:7

Recuperemos la dignidad, el honor de ganarnos todo con esfuerzo. Dios nos ha dado un cerebro para ponerlo siempre en funcionamiento y las benditas crisis potencian su uso o sino entendió el mensaje de la vida, se lo bloquean. La capacidad la tenemos todos, las ganas de ser libres y de luchar es de alguno pocos.

Sea libre de las deudas, sea libre de la pobreza mental, sea el ejemplo a seguir de su familia. Que Dios, le respaldara.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen!

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.