No te dejaré, si no me bendices.

Que increíble es ver una empresa en la cima, con un reconocido nombre, trabajar en ella, ser parte del imperio que alguien alguna vez visiono. Alguien que seguramente mucha gente en él no creyó, los que estuvieron en el comienzo y cuando las cosas se pusieron difícil optaron por tomar otro camino.

Estás actitudes no son de crítica, sino de revelación de quien se fue y de quienes se quedaron, gracias a los momentos difíciles es que logramos ver los cimientos de cada uno en todas las áreas de la vida. Ver qué tan preparados estamos para seguir tal rumbo o no. Pero pase lo que pase quien tenga la visión, ahí seguirá inamovible, sin un centavo en el bolsillo pero con la mirada puesta en la meta.

Visión es ver lo que los demás no ven. Es estar conscientes que hay que pagar un precio cuando se comienza de abajo. Cuando no hay nada más que un sueño. “El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara”.- Génesis 2:15. El Señor nos pone en lugares, pone dones y talentos en nuestro corazón para que nos ocupemos de ellos y lo custodiemos, algo que cada uno puede y debe hacer. Porque El dijo: “En Dios haremos *proezas, Y él pisoteara a nuestros enemigos”. Salmos 60:12

*Proezas:  Acción valerosa o heroica. Hazaña.

En este caso muestra a una futura peluquería que si sigue firme a sus convicciones, si no se rinde por las dificultades que TODOS pasamos, será la exitosa empresa que dará trabajo a muchas personas cuando por fin el aire acondicionado esté listo.

La gente no sabe que el visionario, que muchos quieren “bajar” es quien siempre tiro del carro cuando nadie más estaba. Que se endeudó para invertir con el único fin de tener libertad financiera, esa de la que todos dormidos soñamos pero que pocos despertamos para ir a por ella. “Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán”.- Proverbios 13: 4

Pague el precio cuando tenga una visión. Siga cuando otros se van. Que la vida, la ayuda y sabiduría del cielo le darán las herramientas suficientes para lograr cumplir su propósito. “A sí se quedó Jacob solo; y luchó con Él un varón hasta que rayaba el alba. (…) Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Génesis 32-24:26.

En este caso estamos hablando específicamente de futuros empresarios, pero es exactamente igual para todos los ámbitos de la vida, interprete este escrito a su situación actual, a su sueño, a su visión, que buscando a Dios de corazón, si es su voluntad, usted lo logrará.

Imagen de “Mundo de Millonarios”

Ser Mejor.

La biblia nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida.

Dios le bendiga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.