LES ARRANCARE EL CORAZON DE PIEDRA QUE AHORA TIENEN. (Lea la reflexión completa)

Cualquier cosa que esté vacía siempre tiende a llenarse. Un vaso, lo que suelen utilizar en psicología, que está lleno, claramente no puede ser llenado con nada más, y si este vaso está lleno de cosas que tal vez no necesitamos, esto nos impide madurar, hay un estancamiento que puede durar años y años hasta que nos demos cuenta. Pero como también sabemos, un vaso que contiene café, si le echamos agua hasta rebalsar y seguimos, en poco tiempo el agua limpia ganará la pulseada y ¿Sabe que? el agua es vida, donde hay agua, hay vida y dice Jesús en la Biblia que “(…) Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” Juan 7:37-38. Por si no comprende, esto quiere decir que de usted volverá haber vida, sueños, metas, alegrías, felicidad, gozo, paz y gratitud. Es una promesa de Dios para usted.

Y sino, este mismo vaso que está vacío se puede llenar de cualquier cosa (vicios, malos pensamientos, tristezas, noche, lujurias, dolores que apagan los sueños y el alma, etc. Por eso tan importante saber de que estamos llenos y con que lo completaremos en caso que estemos vacíos. Esto ya depende de cada uno.

Cuando nosotros de niños tuvimos alguna carencia afectiva de uno o de ambos padres, indefectiblemente empezaremos a crecer con ese vacío por dentro que al no solucionarse esto a tiempo, hace que el vacío o herida aumente. No es cierto cuando dicen que el tiempo cura las heridas, sino son sanadas de manera correcta, se potencian cada vez más. Es por esto que normalmente una mujer que no recibió el amor de su padre principalmente, cuando crece se involucra con cualquier hombre sin importar las condiciones para poder llenar esa falta de amor sostenida en el tiempo y que arrastra desde la niñez. También suele pasar que cuando un niño no recibe la atención de sus padres, son los que peor se comportan en el colegio y hacen cosas justamente para llamar la atención de ellos por el simple hecho de no sentirse importantes, no se sienten amados por sus padres. Entre miles de comportamientos que realizamos los humanos que los tratamos como normal, o como que es parte de nuestro carácter, rebeldes, exagerados, etc etc y cuando ya somos adultos, ahí esta, guardada la herida pero intacta, latente, en otras palabras estará ahí dando vueltas en la cabeza, el corazón y el alma toda la vida si no se sana.

Por esto es tan fundamental darle la atención necesaria a los hijos, ya que esto marcará definitivamente el futuro de ellos. Y nosotros como adultos hacer una autocrítica, un autoexamen para que nos sinceremos con nosotros mismos y podamos restaurar lo dañado de una vez por todas, que logremos por fin potenciar lo bueno que tenemos, dejarnos enseñar, dejarnos moldear, hablar cuando hay que hablar, con personas correctas y preparadas para poder ayudarle. No le queda otra opción que abrir su corazón a su gente de confianza, reconocer que somos imperfectos, que no somos como quisiéramos pero que sí podemos ser mejores si tomamos la decisión de revertir cualquier situación que nos roba la paz y no nos permite ser completamente feliz.

Dice en Ezequiel 11:19 “Yo les daré un corazón íntegro, y pondré en ellos un espíritu renovado. Les arrancaré el corazón de piedra que ahora tienen, y pondré en ellos un corazón de carne” Si usted no tiene el hábito de leer la Biblia, tal vez no esté muy acostumbrado que hay personas que cumplen si o si sus promesas, su palabra, ese es Dios, que jamás miente, ni se arrepiente. Pues lo que dice la Biblia se cumple a rajatabla le guste a quien le guste. Este versículo tiene un promesa, que en el tiempo que Dios decida la cumplirá al pie de la letra, si usted cree. Dios le cambiara su duro corazón por uno de carne, es decir, sanará todas, absolutamente todas las heridas de su corazón e inyectara de nuevo vida en usted, como lo hizo conmigo tiempo atrás.

En Romanos 12.2 dice: “Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.” Lo que dice este versículo no es una obligación, nunca nadie le impondrá nada, esto es solo lo que nos pide el Señor que hagamos, que cambiemos para que podamos saber y obtener lo bueno, lo agradable y lo perfecto. Si usted quiere seguir viviendo como lo hace el montón, si no quiere cambiar su manera de ser y de pensar, todo seguirá en su vida como hasta ahora que aposto por su sabiduria y lamento decirle que, desde nuestro lugar, ya nada podemos hacer por usted. Todos somos libres de elegir.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen!

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.