LAS DIFICULTADES NOS MANTIENEN SANOS. (Lea la reflexión completa)

Imagineme una vida sin emociones, sin altos ni bajos, donde no haya nada porque llorar ni porque reír, aunque algunos en su inocencia crean que solo estar riendo, felices y sin problemas seria una vida ideal, en realidad no lo es. La perfección en la creación también incluye a lo que nosotros consideramos “malo”. Cuando Dios nos creo con lagrimales, con sentimientos, con emociones con compasión como con enfado, fue justamente para mantenernos sanos. Que tengamos el privilegio de poder llorar, fue una de las maravillas mas sanadoras que Él mismo creo, para poder descargar lo que llevamos dentro, cuando no hay palabras que puedan decir lo que sentimos o lo que nos pasa, lloramos, no necesitamos ni siquiera hablar para aliviarnos. Sin el llanto seriamos todos unos “tumores con patas”. ¿Que hace el cuerpo con todo lo que uno carga si usted no lo llora? Tendría que acumularlo y seria de la peor manera ya que no tendría como expulsarlo. La gente se enferma mas por aguantarse el llanto, porque no se permite estar triste, ni estar enojados que por otras causas. ¿Imagínese nosotros sin poder tener la capacidad de llorar? Seriamos casi robot, el llorar nos quita kilos del alma y es tan necesario que debemos hacerlo cuando el cuerpo así lo demanda, sin importar a quien le moleste, es su derecho y debe hacerlo para no enfermar.

La monotonía de la vida, la falta del llanto, la falta emociones, el no poder enojarnos porque supuestamente “no tendríamos motivos” nos llevaría directo a una depresión. La ausencia de situaciones ya sean buenas como no tan buenas son fundamentales para motivarnos a tener una vida sana, son fundamentales que los tengamos cada día de nuestra vida, una persona sin propósito, que solo viva en la rutina diaria sin dificultades, sin aciertos es como bien muestra la imagen, seria una persona sin vida.

Mientras tengamos problemas como situaciones de inmensa alegría nos recuerdan que estamos vivos, que los problemas se van a solucionar y que las grandes alegrías en un momento se van a a terminar porque de eso se trata la vida. Si ocurre algo malo diga “Esto también pasara”, si pasa algo bueno diga “Esta también pasara”. Por eso cuando este atravesando un momento fantástico disfrútelo al máximo y así como lo disfruta, tenga el mismo coraje para atravesar la tormenta. Mientras tanto vaya preparándose para conseguir otro logro y también para otra prueba difícil, no se conforme con lo que ya tenga pero recuerde que sin dificultades de por medio no podrían existir esos grandes logros en nuestras vidas, no sabríamos diferenciarlos si no atravesamos por unos para luego llegar a otros. No hay excepciones en esta vida, ni la belleza interior como la física, ni el dinero ni los diplomas en nuestra pared, nada impide que tengamos altos y bajos, son indispensables para que sigamos sanos, recuerde que sin ellos, iríamos a una depresión directa, el problema de las personas que caen en depresión es que no supieron entender que los bajos eran también parte del plan, que los “NO” también son respuestas, que de los fracasos se debía salir de la misma manera que se atraviesan las inmensas alegría, ambas son necesarias, el ser humano las necesita para conservar su salud mental aunque creamos que no los merecemos y que solo causan daño, gracias a ellos, nos encontramos sanos. Así que de le gracias a Dios por sus problemas.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.