Firmeza y sabiduría exquisita combinación.

Hay distintos tipos de “caracteres”, pero en este caso hablaré a lo que se refiere la imagen de “Mundo de millonarios”.

Hay un carácter “fuerte” que en realidad es un carácter indisciplinado, caprichoso e infantil, muy difícil de llevar para quien lo tiene y peor aún para quienes deben convivir con este tipo de personas. Y luego está el carácter firme, que este, a mi parecer, es vital para que le vaya bien en la vida a una persona.

En esta oportunidad sólo hablaré del segundo y algunos de sus beneficios. El carácter firme convierte a un hombre y a una mujer en una persona decidida, inalterable, en una persona casi imposible de corromper, que sabe perfectamente lo que quiere y lo que no, tampoco cualquier persona ni circunstancia la quebranta, este carácter se pone a prueba en las dificultades que nos toca atravesar, con las malas influencias y sobre todo, en el dolor, las decepciones y traiciones.

Cuando uno sabe que tal persona o tal motivo no bendice, no edifica, no nivela para arriba, la persona de carácter firme es inamovible en su decisión, ya que tienen una personalidad muy marcada, mucha seguridad en misma y esto se debe a valores inculcados y a convicciones que son el pilar en la vida de esta persona.

Una persona recibe propuestas de todo tipo y solo con sabiduría sabrá si debe responder que Si o que No.

No todo es tan simple cuando se trata de decisiones que pueden afectar nuestro futuro, cuando afecta a otras personas, no se puede ni debe tomar así a la ligera.

No hay combinación tan extraordinaria como tener un carácter firme junto con la sabiduría que Dios nos da.

La Biblia nos enseña que “Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente sí; y, cuando digan “no”, que sea no” Mateo 5.37

La inmadurez de una persona se hace notar cuando, esta, cambia su decisión por motivos normalmente irrelevantes, sin darle importancia a la palabra que dio anteriormente, ni mucho menos las consecuencias y repercusiones que vendrán a causa de decisiones tomadas sin previa meditación y seriedad.

La falta de sabiduría se refleja en las personas que toman las mismas malas decisiones reiteradamente. Creyendo y/o esperando milagros que algo cambie cuando continúan haciendo siempre lo mismo. También cuando no se toman el tiempo necesario para pensar los pro y los contra que pueden llegar o no, en un futuro. La persona sabia previene, la persona sabia se toma su tiempo para decidir. La persona de carácter firme se responsabiliza de su decisión y continúa con ella así salga perdiendo, por respeto al otro y principalmente porque su buen nombre está en juego.

Esto va para todos los ámbitos de la vida. Le puedo asegurar que el resultado de ambas virtudes trae como recompensa la paz, el respeto de quienes le rodean y la honorabilidad.

Firmeza y sabiduría, bendita combinación.

Ser Mejor.

Dios le bendiga.

-La Biblia nuestro manual de instrucciones, es medicina preventiva para nuestras vidas.-

Un comentario en “Firmeza y sabiduría exquisita combinación.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.