Falsos amores, falsas amistades. (Lea la reflexión completa)

Está frase es comúnmente utilizada para las relaciones de parejas, pero yo esta vez, también quiero usarla para las otras relaciones, en este caso me refiero a las amistades.

En un versículo muy claro de la Biblia dice: “No se dejen engañar, las malas compañías corrompen las buenas costumbres” 1 Corintios 15:33

Una de las cosas que más me fascina de la Biblia es su claridad, su exactitud y esa manera tan impecable de escribirlo, como dicen en mi país “sin anestesia”, sin rodeos, sin sutileza. Claro, para que no haya ningún margen de error en nuestro pensamiento.

Normalmente nosotros somos especialistas en buscar “peros” y justificaciones cuando leemos un texto en la Biblia (que jamás se equivoca) cuando no nos gusta algo, no queremos ver el error y por ende, no queremos cambiar.

Los escritos que vemos en ella no son obligatorios para nadie, no se confunda, usted como yo tenemos la absoluta libertad de decidir gracias a Dios. Lo que ella nos enseña es la prevención, ser prevenidos de algo o de alguien.

Este versículo expresa que si usted tiene buenas costumbres, buenos pensamientos, valores inculcados e integridad pero que si se relaciona con gente que es totalmente opuesta a usted, y además no tiene una verdadera convicción de lo que cree, de lo que le han enseñado en su hogar, pues le durarán muy poco, ya que terminará comportándose como quien le rodea.

La imagen dice claramente, que donde hubo “fuego” (llamémosle amor, amistad, compañerismo) cenizas quedan dice. Esto quieres decir que si usted se relaciona con personas que no bendicen su vida, le dejarán “cenizas”. De más está aclarar que no serán las mejores, yo le cambiaría el “cenizas” por “basura”, perdón si suena fuerte pero para estos temas, hay que tener los pies bien puestos sobre la tierra. Si usted continúa relacionándose con gente que le jala para abajo, ¿Porque sigue con ellos? No solo que no está aportando nada bueno a su vida sino que encima le corrompe sus buenas costumbres.

Empecemos a barrer bien, decidida y definitivamente si ya se ha liberado de sus malas compañías, no se deje engañar más, no se deje arruinar. Saque de su teléfono, de su casa, de su vida lo que no bendiga.

No hablo de menospreciar a los demás, hablo de amarse uno mismo un poco más, de saber elegir lo que le conviene de lo que le gusta. Le hablo de orden de prioridades. Le hablo de usted.

Ser Mejor.

Dios le bendiga

Un comentario en “Falsos amores, falsas amistades. (Lea la reflexión completa)”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.