ESTO VA PARA LOS QUE CREEN Y PARA LOS QUE NO. (Lea la reflexión completa)

En este caso particular menciona específicamente a los cristianos evangélicos, aunque me resulta interesante extender esto a muchos otros, ya sean de otras religiones como a los no creyentes también.

Cuando de cristianos se trata, lo primero que la gente se imagina es que somos expertos en perdonar, bondadosos para con los demás, que siempre ayudamos a las personas que necesitan algo de la iglesia o de nosotros. Y gracias a Dios la gran mayoría sí lo es, gente imperfecta con grandes virtudes y muchos defectos, luchando por hacer el bien e intentando ser mejor. Un cristiano de verdad se logra identificar en sus frutos como nos enseña su palabra. Las actitudes de las personas son las que terminan hablando la realidad de cada uno, sin importar nacionalidad, edad, sexo, credo ni posición económica. Aunque si es cierto que están las personas que van a la iglesia desde hace años y años y no ha habido ningún tipo de cambio, en su vida, en su familia y ni hablar en sus obras. Como asi tambien estan los que jamás pisaron ningún tipo de iglesia, jamás han querido conocer o creer en Dios y su vida entera ha sido dedicada a ayudar a los demás sin pedir nada a cambio. En este mundo hay gente que gracias a Dios es extraordinaria.

Nosotros interpretamos que las personas que consideramos buenas son las que se irán al cielo y que las malas al infierno. El tema es, que a eso nadie lo sabe. Ni yo, como ninguna persona sobre la tierra tiene el poder ni sabiduría suficiente para decir quien va al cielo y quien no. Eso es algo que solo Dios lo sabe, nosotros intentamos o creemos que estamos cumpliendo sus requisitos pero al final de cuentas, nadie lo sabe, la última palabra la tiene Él.

Ahora vamos a lo importante, el bendito perdón, ese perdón que libera, que sana y que transforma. Es verdad, que este requisito se le exige pura y exclusivamente a los cristianos, que además que es nuestro deber ya que nosotros inmerecidamente hemos sido perdonados por Dios, también tenemos que perdonar hasta por egoísmo, por nuestro propio bienestar actual y a futuro, en otras palabras, tenemos que perdonar porque a nosotros mismos nos conviene. Primero porque efectivamente como mencione antes, el poder que tiene el perdón es inimaginable pero sobre todo porque es una de las cosas más difíciles de hacer para una persona, sea creyente o no. Lea dos veces esto que pondré a continuación, reflexione y analice esta frase “A una persona le es mas facil pedir perdon que perdonar”  Solo imagine el trabajo que nos cuesta pedir perdón, imagínese lo otro.

Esto no tiene nada que ver con la cantidad de años que usted lleve en una iglesia, ni todas las obras benéficas que haga, que tan lindo usted ore o predique, tampoco importa cuánto dinero dona cada mes a las obras de caridad, la ropa que regala que ya no usa, ni lo buenito que usted crea que es, si no perdona. Los cristianos debemos hacerlo porque si creemos que existe un cielo pero los no creyentes, no creen ni siquiera que exista un infierno y está perfecto, gracias a Dios es libre de elegir y decidir pero si usted decide no perdonar a quien le ha lastimado nunca lograra ser libre del dolor, del pasado y como consecuencia no podrá ser feliz. Esto es para todos por igual, para los creyentes como para los no.

Joel 2.13 desgárrense el corazón en vez de desgarrarse las vestiduras”

 

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Instagram personal haz click aqui:

Un comentario en “ESTO VA PARA LOS QUE CREEN Y PARA LOS QUE NO. (Lea la reflexión completa)”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.