DEJEMOS DE SER PADRES INÚTILES. (Lea la reflexión completa en la web)

img_5404Como ya hemos hablado de este tema en otras oportunidades siempre se puede aportar más y así también llegar a nuevas personas que necesitan leer este tipo de artículos.

Como nos cuesta como sociedad civilizada que, supuestamente somos, entender sobre el respeto hacia los demás, nos guste o no, es una obligación respetar la integridad física del otro, y en esto de más está aclarar que nos referimos al un agresor, no ha una víctima que intenta defenderse. Por supuesto que la violencia verbal a veces suele ser más dañina que los golpes, pero no se trata de resistir o ver quien es el más fuerte, sino de entender que debemos dejar de matarnos. Nos merecemos respeto, no es correcto pensar como muchos dicen por ahi “si me respetas, yo te respeto” porque en ese caso nuestro comportamiento va a estar siempre condicionado por lo que el otro haga, cuando somos nosotros mismos quienes debemos decidir cómo vamos a actuar ante diferentes situaciones que si o si todos vamos a ser expuestos en algún momento.

Esto es un trabajo de hormiga criar a una persona, es un trabajo constante, no es agotador como algunos creen, es enseñar, tomarse el tiempo, unos minutos por dia para saber como esta nuestro niño, como le fue en el cole, que hizo y que dijo y dejarlos hablar, el secreto de todo está en escuchar, escucharlos y corregir cuando está mal, felicitar y alentar cuando está bien y ya esta, no hace falta castigar físicamente, ni con  grandes penitencias, tampoco podemos pretender enseñar y corregir en un solo dia lo que no hemos prestado atención en todo un año. Hay niños que no son mirados a los ojos mínimamente para saber como esta, si esta bien, si tiene dudas sobre algo, si se siente amado… Es un trabajo pequeño cada día pero que a su tiempo da buen fruto, lo que se enseña en casa no lo olvidan los niños, no los subestimemos.

No se trata de a una niña criarla como hombre ni al niño como mujer, simplemente como personas que ambos son. Estoy totalmente convencida que enseñando a nuestros hijos el respeto entre ellos y para con los demás sin importar el sexo del otro ya le hemos ganado una gran batalla a la violencia de género.

Así como los hombres a veces creer que sus parejas o ex parejas son de su propiedad como si fuesen cosas y no personas, lo mismo pasa con la mujer, con la única diferencia que nosotros no podemos golpear de la misma manera a un hombre, pero con insultos de los más bajos que pueden haber, negando la visita a los hijos, usando a los niños como rehenes, hablar mal de sus padres a los niños y no utilizar el dinero de cuota alimentaria para las necesidades básicas de los menores y lo peor que esta de moda, meter en la casa a un hombre que prácticamente no se conoce a vivir con los niños, exponiendolos a que les pase cualquier cosa, eso yo también lo considero violencia para el hombre como para los niños.

Ya basta de victimizar solo a las mujeres, los niños también son víctimas, hay hombres que tambien son victimas y todo esto ocurre porque las mujeres es nuestro inmenso egoísmo nos creímos que solo nuestros derechos son los que valen y los de demas no. Esto también debe ser corregido de nuestra mente. Todos tenemos derechos y obligaciones, todos por igual, y en esto incluye a los hombres que se han separado de su esposa por el motivo que sea y automáticamente se separan de sus hijos. A ver si comprenden señores, ustedes dejaron de ser esposos/parejas, no dejaron de ser padres, lo serán toda su vida y su deber es cumplir su rol y no permitir que la madre haga lo que a usted le corresponde, ni que la mujer intente que cualquier otro haga lo que a usted le toca, no pierda la hombría porque la crianza es de ambos por igual, cada uno cumple su función ya que ninguno puede reemplazar al otro. La mujer jamas ocupara el lugar del papa y el hombre jamas ocupara el lugar de la mama. Ambos son fundamentales para un sano crecimiento. Respete al padre/madre de sus hijos, ya deje de condenar la vida de personas que no eligieron venir al mundo.

No crie señoritas sirvientes ni superadas, crie mujeres dignas de ser tratadas como una dama, hábiles y sabias administradoras. Tampoco crie varones que se la dan de machos del siglo ni como tampoco inútiles buenos para nada. No criemos parásitos ni para el Gobierno ni para la sociedad. Criemos hombres y mujeres decentes que nos honren a nosotros en nuestra vejez.

Cambiemos nuestra forma de criar, inculquemos VALORES. Tomemos conciencia que los valores salvaran la vida de nuestros hijos.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Instagram personal haz click aqui:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.