Creen que lo saben todo, pero en realidad no saben nada.

Que increíble resulta ser el ser humano… yo me resisto a creer que somos así de fábrica, ese fallo de ir siempre al revés de todo.

En un versículo de la majestuosa Biblia habla justamente sobre este tema, de los que no quieren olvidar la ofensa con la rapidez que Dios espera que lo hagamos y no solo que no queremos olvidarlo sino que nos aferramos a ella para recordar el  mayor tiempo posible, lo que el otro nos hizo (Es como un castigo que le hacemos, aunque el ofensor no este ni enterado). Pero el Señor, dejo una enseñanza firme y clara a los que nos creemos muy buenos y muy justos, a los que nos creemos que estamos llenos de amor y que nuestro comportamiento es intachable, si a usted y a mi nos dice: El que ama (…) No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. 1 Corintios 13:5 (le dejo en enlace para que lea todo el versículo completo, se lo recomiendo).

Con respecto a lo que hacen por nosotros, muchas veces las olvidamos con facilidad, es mas, hay personas que tuvieron el privilegio de recibir mucha ayuda de alguien en especial pero ante un error de esta generosa persona, y todo lo bueno ya quedo en el pasado con una facilidad que asombra. Claro que esta es una visión a nivel general pero si existe esta reflexión del pastor y filosofo Martin Luther King es porque es mas común de lo que nos imaginamos. Aunque nos cueste darnos cuenta, estamos tan equivocados, que cada vez creemos que nos equivocamos menos, ironías de la vida. En una parte de la Biblia dice esto: “Pues saben de Dios, pero no lo respetan ni le dan las gracias (…) Creen que lo saben todo, pero en realidad no saben nada”. Romanos 1:21-22 Porque hasta el que niega la existencia de Dios, le conoce.

Toda una vida lanzando flechas en la misma dirección, pero el tiro al blanco estaba detrás nuestro y nadie nos dijo que teníamos que darnos la vuelta.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen!

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.