COMO CAMBIAR LA TRISTEZA EN ALEGRÍA. (Lea la reflexión completa)

Estamos tan dominados por el desánimo en este mundo por las circunstancias de la vida que nos molesta cuando una persona es positiva, soñadora, es a nuestro criterio “demasiado” alegre y ni hablar si se ríe mucho de todo, directamente la catalogamos como una persona inmadura. Y cuando hablo de positiva me refiero a la que ve lo bueno, la enseñanza, la oportunidad en medio de lo malo, una persona que es realista pero a su vez optimista, no hablo de los irresponsables que no les importa nada ya que para ellos la vida es un chiste.

Una persona que es alegre, lo es porque así decidió serlo. Este tipo de personas son tan normales como las demás, por ende tienen problemas como los demás pero decidió tomarse la vida de otra manera, ya que entendió que el estar amargado/a no iba a solucionar la situación, si en una mente despejada hay más posibilidad de encontrar la salida, tanta preocupación bloquea la mente. Es extraordinario toparse en la vida con gente así, que te hace el día mas fácil de llevar, tener compañeros de trabajo, de estudios o de la vida, nos dan una enseñanza muy grande, que se puede sonreír también en medio del problema.

Hace algún tiempo escuche a una psicóloga hablar sobre este tema, ya que yo estaba un poco preocupa por mi, al estar siempre bien a pesar de los problemas que tenía, ya que hace algunos años atrás yo no era así y ahora no comprendía mucho que estaba pasando. Y me sentí muy aliviada escuchar esa charla, ya que fue ahí donde empecé a entender que ser feliz era una decisión. Claro que lo mio era por mi nueva vida con la Fe, algo que por 32 años nunca había tenido y ahora sí, era una sensación placentera pero extraña a la vez. Esto no quiere decir que la seriedad de uno se anula, sino que empieza haber un equilibrio, donde la sabiduría te guía para amoldarte a la situación que tienes enfrente. Por supuesto que cuando llega el momento de hablar seriamente es como una “transformación” inmediata, que quien toma el control es un pensamiento sano, y le da lugar al espiritu, al alma cuando se trata de orar, aconsejar o callar cuando solo queda abrazar a una persona afligida. La majestuosa y perfecta Biblia nos dice “Todo tiene su tiempo (…). Un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto” Eclesiastés 3:3-4 . El versículo es mas largo puede leerlo en su Biblia o en Internet si no tiene una. Pero cuando uno lee este versiculo, yo veo que Dios tuvo que detallarlo porque conoce a las personas y lo cabezonas que somos. Creemos que el tiempo de llorar es malo y solo el de reír es bueno, cuando en realidad lo que nos dice, es que el tiempo de tristeza es tan necesario como lo es el tiempo de alegría, que respetemos esos tiempos, y luego cada uno decide cómo vivirlos, pero como usted decida hacerlo será la forma correcta sin importar lo que digan los demás. Es su momento y solo usted decide en el.

El tener la fe en Cristo claro que hace que uno esté un “98%” alegre (hablo en mi caso, cada caso es diferente) y en ese porcentaje están los momentos difíciles incluidos. También esta el día que me despierto triste y me permito estarlo con todo el derecho que tengo de hacerlo. Porque es ese dia, luego pasará o al dia siguiente tal vez, pero cuando uno recuerda las promesas de la Biblia, recarga “energía” (Fe) y volvemos a tomar envión para seguir, mientras esperamos pacientemente el momento de nuestro milagro que tanto hemos esperado. Dice en Salmos 70.1 Pacientemente esperé en el Señor, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.” Que extraordinaria promesa para el que cree, es por esto que los seguidores de Jesús tenemos ese “plus”, llamado Fe, que a pesar de no ver lo que anhelamos, a pesar de tener todos los pronósticos en contra, nosotros seguimos teniendo Fe, leemos estas promesas de nuevo, respiramos profundo y seguimos en este transitar de la vida acompañados de gente que también tiene problemas, alegrías y sobre todo también tienen la maravillosa Fe.

Se que esto hoy me es fácil decirlo pero lo comparto porque alguna vez estuve como usted, con el alma apagada por los problema de la vida, busqué que alguien haga algo con mi tristeza y solo estaba Dios, ese Dios del cual nunca le di mucha importancia, que fue quien me cambio, me sano, me restauró y cumplió su promesa en mi. salmos 30:11 Tú cambiaste mi tristeza y la convertiste en el baile.”

Hay que pagar un precio que no todos quieren pagar, buscar, confiar, esperar, sobre todo esperar en Él, lo más difícil para todos, pero yo le puedo decir que, bendito fueron los días que espere, los días y horas invertidos con gente de fe, que en mi vida había conocido y poco a poco mi vida cambió y hoy soy feliz. Lo que Dios hizo conmigo también lo puede hacer con usted.

Vaya a una iglesia cristiana evangélica de su zona, rompa todo impedimento mental, y vaya a reclamar las promesas que también Dios, escribió para usted.

Dios le bendiga.

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Instagram personal haz click aqui:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.