Si vamos a cometer errores, procuremos que sean nuevos.

Yo la verdad creo que la naturaleza del ser humano es ser así… insistente con lo que no nos conviene, claro que esto se debe a la ignorancia que tenemos respecto a muchas cosas, otras veces si lo sabemos pero no nos importa demasiado o sinceramente no queremos saberlo.

Lo fácil nos gusta, la comodidad es placentera, en el momento muchas veces hasta parece bendición pero cuando empiezan a aparecer las verdaderas consecuencias empezamos a darnos cuenta de las cosas pero lo hecho, hecho esta. Ahora toca buscar la solución, en caso que la tenga y si no, aprendamos para no volver a hacerlo.

Dios nos da la posibilidad de volver a decidir, una y otra vez, claro que esto ocurre mientras cargamos con las consecuencias pasadas… pero muchas veces volvemos a cometer el mismo error como si nada hubiera pasado y entre error y error hay años de por medio.

No nos gusta equivocarnos claro está, pero hay gente que pasa su vida entera lamentándose por su “mala suerte”, entienda esto, no existe la mala ni la buena suerte, existen consecuencias, buenas o malas.

Dice la Biblia: “Ustedes no han tenido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no admitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, también les llegará una salida a la que resistir” 1 corintios 10:13

¿Ustedes se preguntarán cuál es la salida? simplemente Dios nos ha dado la posibilidad de decir NO, cuando llegó la tentación pero que queramos usarla o no, es pura exclusividad nuestra.

Porque todo podemos hacer, nadie nos impide nada, ni Dios, ni el hombre, nadie pero ¿nos conviene?

Así lo dice la Escritura: “Todo está permitido, pero no todo nos conviene. Todo está permitido (lo repite) pero no todo es constructivo”. 1 Corintios 10:23

Entonces, ¿si empezamos a analizar que nos conviene y no tanto lo que queremos?

Porque de que aprenderemos, ¡aprenderemos!

Si vamos cometer errores, procuremos que sean nuevos.

Ser Mejor.

Dios le bendiga

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.